La Iglesia exalta a los nacos

sábado, 11 de junio de 2016


“Ser naco es chido

P. Óscar Arias Bravo

Me quedo con el Dios que prefiere la compañía de los “nacos”, de aquellos que son mal vistos por pecadores o incultos, de aquellos que no saben sino trabajar y equivocarse repetidamente

Lectura del Santo Evangelio

En aquel tiempo, un fariseo invitó a Jesús a comer con él. Jesús fue a la casa del fariseo y se sentó a la mesa. Una mujer de mala vida en aquella ciudad, cuando supo que Jesús iba a comer ese día en casa del fariseo, tomó consigo un frasco de alabastro con perfume, fue y se puso detrás de Jesús, y comenzó a llorar, y con sus lágrimas le bañaba los pies, los enjugó con su cabellera, los besó y los ungió con el perfume. Viendo esto, el fariseo que lo había invitado comenzó a pensar: “Si este hombre fuera profeta, sabría qué clase de mujer es la que lo está tocando; sabría que es una pecadora”. 

Entonces Jesús le dijo: “Simón, tengo algo que decirte”. El fariseo contestó: “Dímelo, Maestro”. Él le dijo: “Dos hombres le debían dinero a un prestamista. Uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagarle, les perdonó la deuda a los dos. ¿Cuál de ellos lo amará más?” Simón le respondió: “Supongo que aquel a quien le perdonó más”. Entonces Jesús le dijo: “Has juzgado bien”. 

Luego, señalando a la mujer, dijo a Simón: “¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y tú no me ofreciste agua para los pies, mientras que ella me los ha bañado con sus lágrimas y me los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me diste el beso de saludo; ella, en cambio, desde que entró, no ha dejado de besar mis pies. Tú no ungiste con aceite mi cabeza; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por lo cual, yo te digo: sus pecados, que son muchos, le han quedado perdonados, porque ha amado mucho. En cambio, al que poco se le perdona, poco ama”. Luego le dijo a la mujer: “Tus pecados te han quedado perdonados”. Los invitados empezaron a preguntarse a sí mismos: “¿Quién es éste, que hasta los pecados perdona?” Jesús le dijo a la mujer: “Tu fe te ha salvado; vete en paz”.

Después de esto, Jesús comenzó a recorrer ciudades y poblados predicando la buena nueva del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido libradas de espíritus malignos y curadas de varias enfermedades. Entre ellas iban María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, el administrador de Herodes; Susana y otras muchas, que los ayudaban con sus propios bienes. Palabra del Señor. (Lc. 7,36-8,3)


“Ser naco es chido”

Meditatio

El Evangelio que escuchamos este domingo lo tomamos del más largo de los evangelios, el de Lucas; casi al final de la sección del anuncio del Reino de Dios y antes de su largo camino hacia Jerusalén, leemos el pasaje donde los protagonistas son Jesús, la mujer pecadora y el fariseo.

Centremos ahora nuestra atención en la actitud tan diversa que tienen los dos, delante de Jesús: el anfitrión, Simón, uno de los fariseos, quien ofrece la comida pero no dio agua para los pies, no dio el beso de bienvenida ni ungió con aceite. Mientras que la mujer pecadora, baña los pies con sus lágrimas, no deja de besarlos desde que entró y los ha llenado de perfume.

El abrazo y el beso eran parte de la hospitalidad que se ofrecía a un invitado, un deber muy importante del anfitrión; también son signos de paz y de amistad profunda, hacerlo con los pies denota además un signo de humildad y veneración.

Contemplatio

Podríamos contemplar la escena donde Simón –el varón dueño de la casa y quien ofrecía la comida–, en lugar de estar contento con la distinción que había realizado Jesús al visitarle, más bien se la pasa criticándolo y poniendo en tela de juicio su mesianismo, comentando con los amigos su desprecio por Éste, a quien no acreditaba como profeta.

Por el otro lado, tenemos, junto a Jesús, a sus pies, a una pecadora de aquella ciudad, que no deja de tener gestos de humilde reconocimiento por Aquél, de quien seguramente escuchó que perdonaba los pecados, y ayudaba a comenzar una vida nueva.

Del fariseo, sólo supimos que ofreció la comida, pero nada más, en cambio, de aquella mujer supimos que Jesús le perdonó sus pecados y le mandó a su casa en paz.

En mi vida, como sacerdote, he visto a muchos “fariseos” que más que estar arrepentidos, van a quejarse de Dios por distintas cosas, que van a cuestionarse si Dios existe y si la Iglesia católica está en tiempos de crisis o en un inminente deterioro. Pero también he visto a muchas pecadoras y pecadores que al ir a confesarse, sólo les alcanzó la voz para llegar y decir que se arrepentían, y luego rompieron a llorar; a muchas de ellas, les he tenido que esperar a que puedan respirar por el contenido dolor que dejan ahora fluir delante de un reclinatorio y del perdón de Dios.

En una ocasión, fui a comer a una casa con personas que colaboraban en la parroquia, pero la plática aquella vez se volvió demasiado incómoda para mí, ya que el tema que giraba en la mesa era el problema de la migración mexicana a Estados Unidos. Algunos decían que quienes se iban para allá eran puros “nacos”. Al ver la cara de las personas que servían la mesa, me di cuenta que esa conversación les estaba resultando ofensiva y no decían nada porque estaban realizando su trabajo de atendernos. No pude hacer más que levantarme de aquél banquete y regresar sumamente indignado a la parroquia. Seguramente, a Jesús le pasó algo muy similar en la comida a la que asistió en aquella ocasión: prefirió dedicarle su atención a aquella mujer, pecadora, arrepentida, tal vez en palabras modernas “naca”, antes que al fariseo que le ofrecía aquel festejo, que seguramente pensaba que el problema de Israel eran los pecadores, como aquella mujer a quien, según él, Jesús no podía identificar.

Me quedo con el Dios que prefiere la compañía de los “nacos”, de aquellos que son mal vistos por pecadores o incultos, de aquellos que no saben sino trabajar y equivocarse repetidamente, pero delante de Dios lo reconocen y lo adoran humildemente. Me cuesta quedarme al lado de quienes se creen que todo lo merecen y que Dios les debe muchas cosas por su preparación o por sus buenas obras; me quedo con el Dios de los “nacos” que gusta de su compañía cuando se arrepienten.

Oratio
Señor Jesús, "es muy chido estar contigo!"

Actio
Esta semana repitamos la frase: "ser naco es chido".


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
El Normativo Noticias © 2011 | Designed by RumahDijual, in collaboration with Online Casino, Uncharted 3 and MW3 Forum